en +1 (855) 5750027 info@squalodivers.com

Tiburones

El nombre de SQUALO DIVERS tiene su historia. Durante mi infancia, dos de mis hermanos solían llamarme “SQUALO” por dos razones: la primera, mi gusto y fascinación por el agua y los tiburones; la segunda era por ser demasiado delgado. “ESCUALIDO” es el término usado para decirte “esquelético”. Con el paso del tiempo creció mi gusto por estos animales y por ello decidí usar el nombre de SQUALO DIVERS. ¡Te traemos toda la información sobre estos fascinantes animales esperando que lo disfrutes al máximo!

 

Los tiburones o escualos (Selachimorpha) son peces de esqueleto cartilaginoso que habitan mares, océanos y algunos ríos como el Amazonas. El grupo de los tiburones existe desde hace más de 420 millones de años y hasta hoy se conocen poco más de 450 de especies diferentes.

Poseen entre 5 y 7 hendiduras branquiales a ambos lados de la cabeza y una piel llena de dentículos dérmicos, similares a dientes diminutos, que le permite nadar con mayor hidrodinámica al disminuir fricción con el agua. A pesar de ser criaturas increíbles, son uno de los depredadores más temidos e incomprendidos en el mundo.

El ejemplar más grande es el tiburón ballena, pero a pesar de su tamaño, no ataca a los seres humanos.

 

Características generales

Su esqueleto está hecho de cartílago y tejido conectivo, lo que les brinda mayor flexibilidad. Esto también hace su cuerpo menos denso y pesado comparado con el hueso, por lo que necesitan menos energía para desplazarse. Su tamaño varía de acuerdo a la especie en cuestión. El más pequeño es el tiburón linterna enano (de solo 17 centímetros) y su variante más grande es el tiburón ballena (que puede llegar a medir 12 metros de largo), aunque se han encontrado algunos registros extraordinarios de más de 12 m de largo, lo que lo convierte en el pez más grande del mundo.

Sus rasgos más distintivos son la mandíbula y los dientes, que provocan el temor de muchas personas. Los dientes están adheridos a las encías, y son reemplazados periódicamente, al punto que se estima que durante toda su vida mudan un promedio de 30.000 piezas dentales. Su alimentación dependerá de las características de sus dientes: los tiburones que se alimentan de crustáceos y moluscos tienen dientes anchos y aplanados en forma de placas, los que se alimentan de plancton los tienen pequeños y poco funcionales, y aquellos que se alimentan de grandes presas tienen dientes puntiagudos y cortantes.

 

Tienen aletas alargadas y de una elasticidad que les permite realizar movimientos rápidos y certeros. Por lo general, los tiburones poseen 8 aletas, y las diferencia entre una y otra especie se basa en el tamaño y la forma. No poseen vejigas natatorias, por lo que la flotabilidad se las otorga su esqueleto ligero y su hígado repleto de aceite. Para poder respirar, los tiburones deben nadar constantemente. Además, son especies de sangre fría, por lo que su temperatura es determinada por la de su entorno, aunque existen excepciones, como el tiburón blanco que puede generar parte de su calor corporal.

Los tiburones suelen vivir entre 20 y 30 años, según la especie en cuestión. En este sentido, sobresalen la mielga y el tiburón ballena como las especies más longevas, que pueden llegar a los 100 años. No obstante, algunos estudios estiman que el tiburón de Groenlandia, es capaz de vivir más de 400 años.

 

 

Hábitat y distribución

Los tiburones difieren en cuanto a su hábitat. Pueden habitar en distintas profundidades, con especies tanto en la superficie como en las profundidades. Se encuentran en todos los mares y océanos del mundo pero no suelen vivir en agua dulce, aunque se da el caso de ejemplares como el tiburón toro (que ocasionalmente puede ser encontrado en los ríos) o los raros tiburones del género Glyphis (que viven toda su vida en ambientes dulceacuícolas de Asia y Australia). En la mayoría de los casos, el papel de los tiburones en los ecosistemas marinos es vital, pues equilibran las poblaciones de sus presas en el océano.

 

 

Alimentación de los tiburones

La gran mayoría de los tiburones son animales carnívoros, de ahí que sean considerados los grandes depredadores del océano. Según la especie, pueden alimentarse de moluscos (calamares, ostras), larvas de peces, delfines, focas, lobos marinos, tortugas, aves marinas, etc. No obstante, existen tiburones como los peregrinos y los tiburones ballena que se alimentan de plancton a través del método de filtrado, similar al de las ballenas.

 

 

Apareamiento y reproducción

La madurez sexual de los tiburones es lenta en comparación con otras criaturas marinas. Su proceso de apareamiento suele ser bastante salvaje, a juzgar por las marcas de mordeduras que ostentan muchas de las hembras luego de este momento. Esto se debe a que el tiburón macho sujeta a la hembra fuertemente con sus dientes para realizar la cópula, llegando a ocasionarle heridas evidentes.

Según la especie, los tiburones pueden ser vivíparos, ovíparos u ovovivíparos. De un ciclo reproductivo pueden resultar de 2 a 300 crías, las cuales no reciben los cuidados de su madre luego del nacimiento, por lo que deben aprender a valerse por sí solos desde pequeños.

 

Depredadores de tiburones

Aunque no tiene un gran número de depredadores, las orcas suelen ser quienes puedan aprovechar cuando son juveniles principalmente. Aunque el depredador más peligroso para esta especie es sin duda el ser humano. De hecho, la acción humana ha hecho que muchas de las especies de tiburones se encuentren en peligro de extinción. Las principales causas de esta situación son la pesca indiscriminada, ya sea por deporte o por fines comerciales, y principalmente la pesca ilegal conocida como “finning”, en la cual solamente se aprovechan las aletas de tiburón, con los más de 100 millones de tiburones capturados anualmente.

 

Sentidos

Otra de sus particularidades más notables es la agudeza de sus sentidos, pues su oído es muy sensible. Detectan cambios en la presión del agua y los movimientos de otros animales aunque se encuentren bien distantes.

Asimismo, la vista de los tiburones es vital para su actividad en los océanos. Sus ojos poseen retinas y pupilas como los humanos y pueden ver en situaciones en las que haya muy poca luz. Por ejemplo, durante la noche o en las cuevas muy oscuras y profundas.

El olfato es su sentido extraordinario, lo que les facilita atrapar a sus presas. Pueden sentir olores a varios metros de distancia. También pueden determinar la dirección de donde proviene el olor basándose en la percepción de cada una de sus fosas nasales.

 

Conservación

Con las últimas décadas, la caza de tiburones ha ido en aumento. Se dice que esto se relaciona con el incremento de la clase media en China, pues aumentó el número de personas que pueden permitirse comprar un plato de sopa de aleta de tiburón.

Por lo general, los pescadores atrapan a los tiburones vivos para cortarle las aletas y luego lo vuelven a arrojar al mar. Sin aletas, el tiburón no puede nadar y mueren de asfixia sintiendo fuertes dolores. Este proceder es llamado “shark finning” y es permitido aún en una buena parte de los países.

Existen estimaciones que sugieren la pesca de alrededor de 100 millones de tiburones cada año, siendo Japón, Australia, India, China, Islandia y España algunos de los países donde se consumen comúnmente las aletas y la carne de tiburón.

La ONU y muchos gobiernos reconocen la necesidad de controlar la pesca de los tiburones, pero hasta el momento, no han avanzado mucho. Desde el año 2009 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza situó 64 especies de tiburones en la Lista Roja de Especies Amenazadas, sin embargo, las acciones para mejorar su conservación aún son necesarias.

 

 

 

Comportamiento

El comportamiento de los tiburones varía según la especie de la que hablemos. Existen algunos con hábitos bentónicos y otros pelágicos, no obstante, sus migraciones han resultado impresionantes. Por ejemplo, una hembra de tiburón blanco llamada Nicole realizó una migración desde Sudáfrica a Australia (y viceversa) en tan solo 9 meses. Hablando en términos de conducta, existen especies evasivas como el tiburón zorro y otras muy curiosas como el tiburón tigre o el mismo tiburón blanco. Aunque estos últimos parezcan animales solitarios y tenebrosos, pueden llegar a ser animales muy sociales. En el caso de los tiburones martillo, pueden llegar a formar grupos de hasta 100 ejemplares.

 

ESPECIES

Las especies de los tiburones son variadísimas. Algunas son muy comunes y otras están casi en extinción. Actualmente existen más de 300 especies conocidas de tiburones, ¡y todos diferentes! Algunos de ellos pertenecen a la misma familia pero en algo se diferencian siempre, lo que los convierte en únicos. Cada escualo es un mundo en comportamiento, dieta, hábitat, tamaño o peso. Todos son distintos, pero todos son maravillosos.

 

TIBURÓN BLANCO

(Carcharodon Carcharias)

El Carcharodon Carcharias, más conocido como tiburón blanco, es un elasmobranquio de la familia Lamnidae. Actualmente, es la única especie superviviente en la actualidad del género Carcharodon, ya que sus “parientes” ya se han extinguido, como el tiburón megalodon prehistórico, que llegó a medir más de 20 metros. Comparado con aquellos monstruos, este escualo era una sardinita, eso sí, una sardinita muy agresiva. En la actualidad, el gran tiburón blanco es la especie de escualos más agresiva del planeta, capaces de engullir grandes presas con sus enormes mandíbulas.

 

ASPECTO

Sus dientes cubren toda la quijada inferior y superior, con dos hileras de dientes fuertes y otras dos o tres hileras de dientes en constante crecimiento (eso impide que el tiburón se desdente tras un ataque, ya que los dientes de las hileras de atrás se mueven hacia adelante si no tienen un obstáculo en frente). Su boca es grande, redondeada y, como ya les he dicho, cubierta de dientes. Permanece entreabierta en todo momento, mostrando una hilera de dientes de la quijada superior y una o dos de la quijada inferior. El hocico es corto, grueso y robusto, a pesar de ser el punto más vulnerable de su cuerpo. Los ojos son pequeños, circulares y negros, y eso le impide tener un sentido de la vista muy desarrollado. La aleta dorsal es robusta, grande y resistente, al igual que la aleta caudal, que debe serlo si quiere impulsarse con fuerza. Su cola es larga, robusta y musculosa, para ayudar a la aleta caudal haciendo “serpenteo” y propulsar al escualo por el agua. Como todos los tiburones, tiene cinco hendiduras branquiales a cada lado del cuerpo, más o menos donde estarían las costillas superiores de la caja torácica de un humano. Las aletas laterales están situadas a ambos lados del cuerpo, detrás de las hendiduras branquiales y son cortas pero musculosas. El tiburón blanco, en general, es robusto, musculoso y cubierto de dientes.

 

CARACTERÍSTICAS

 

El mantener entreabierta siempre la boca permite que el agua penetre y salga continuamente por sus branquias. Si este mecanismo se detuviese el tiburón se ahogaría y se hundiría, ya que no tiene vejiga natatoria y debe estar en constante movimiento. Tiene un sentido del olfato desarrolladísimo, lo que le permite oler la sangre a kilómetros. Pero la “Madre Naturaleza” no es tonta, y complementó el sentido del olfato tan desarrollado con un sentido de la vista muy malo. Eso de que tenga los ojos completamente negros influye evidentemente en el sentido óptico. Es como los humanos con las pupilas dilatadas, las pupilas se agrandan y eso hace que la visión se distorsione. Por lo cual, cuanto más grandes son las pupilas, más se distorsiona la vista, y en su caso es una pupila que le ocupa todo el ojo. También tiene un sentido muy desarrollado para percibir las vibraciones, ya que una de las principales causas de la atracción a un tiburón es, además de la sangre, el chapoteo y la actividad que desarrollan los peces y los humanos al nadar. Ese sentido de las vibraciones le permite “oír” el chapoteo desde lejos y eso es una de las causas por las que en las zonas en las que este escualo habita hay ataques de tiburón blanco.

 

DIETA

El tiburón blanco se alimenta principalmente de grandes mamíferos y peces que encuentra. Es un tiburón voraz, se traga todo lo que encuentra y eso lo convierte en un escualo temible. Hubo raras ocasiones en las que un grupo de varios tiburones blancos se unieron y atacaron entre todos a una ballena azul, entre todos la acorralaron, saltaron sobre ella y la mataron, pero lo normal es que cacen en solitario o en grupos de dos o tres. Cuando cazan en solitario, suelen alimentarse de focas, leones marinos y bancos de peces, pero si son dos o tres se atreven con peces más grandes como ballenatos pequeños o incluso orcas. El tiburón blanco, para cazar, se oculta bajo la presa utilizando el negro color de su lomo para camuflarse con el fondo marino. Después, la visualiza con esos pequeños ojos negros y comienza una ascensión lenta. Tras eso, el tiburón blanco se impulsa con la cola y la aleta caudal adquiriendo gran velocidad y con las fauces abiertas. Lo único que se ve y oye tras el mordisco son los gritos de la presa y la sangre brotando de su cuerpo. Los dientes del tiburón no le permiten masticar, por lo que arranca un pedazo de carne y lo engulle sin más. Después, o vuelve a por otro trozo o deja a la presa moribunda a merced de los tiburones carroñeros que vendrán después al oler la sangre.

 

ENEMIGOS NATURALES

A pesar de ser un súper depredador, hay otros más grandes… El enemigo mortal del tiburón blanco es la ballena asesina, más conocida como la orca. Este mamífero supera en tamaño a este escualo y no duda en atacarlo si se presenta la ocasión, porque la orca es nada más y nada menos que una devora-tiburones.

 

 

¿POR QUÉ LLAMARLO “TIBURÓN BLANCO”?

El término “tiburón blanco” se debe a que toda la parte inferior de éste animal es de color blanco, pero también porque, aunque son rarísimos, existen ejemplares de tiburones blancos albinos. En 1996, se pescó en Sudáfrica una hembra que lucía esta extraña característica.

 

TAMAÑO Y PESO

Lo normal es que los adultos midan entre 4 y 7 metros, pero ha habido avistamientos de tiburones blancos que sobrepasaban ampliamente esos límites. En la década de 1870, en el sur de Australia se pescó uno que llegaba a los 11 metros, y en la década de 1930, un tiburón blanco de 11.3 m quedó atrapado en las redes de un barco pesquero de Canadá. Esos han sido los avistamientos de un tiburón blanco con mayor tamaño, no obstante, es muy raro que esos escualos alcancen dicho tamaño. Más tarde se demostró que este devora-hombres, cuando alcanzaba la madurez, llegaba a los 5 metros y los adultos especialmente grandes, llegaban a los 8,5 metros. Los tiburones blancos suelen pesar una o una tonelada y media, pero los especímenes de 8 m y más sobrepasaban las 3 toneladas.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

Este escualo vive sobre las zonas de plataforma continental, ya que hay abundancia de luz y corrientes marinas, lo que indica más comida. Sin embargo, están absolutamente ausentes en los océanos de aguas frías como el Ártico o el Antártico. Habita por toda la costa oeste de Norteamérica, parte de la costa este de dicho país, la mayoría de la costa oeste de Sudamérica y más o menos la mitad de la costa este de este mismo país. Abunda en Sudáfrica y en todo el sur, este y oeste de Australia, incluyendo toda Nueva Zelanda. Es abundante en el Cantábrico, el Mediterráneo, los archipiélagos de Baleares y Canarias y gran parte de la costa noroeste de África. Además, también está presente en gran parte del este de Asia.

 

 

TIBURÓN TIGRE

(Galeocerdo Cuvier)

El Galeocerdo Cuvier, comunmente conocido como “Tiburón tigre” es un elasmobranquio carcarriniforme propio y común de todas las aguas cálidas y templadas de todos los océanos. Es un tiburón carnívoro, y además, es el tiburón más voraz del planeta, más incluso que el tiburón blanco. Se traga todo a su paso. Desde comida y carroña hasta desperdicios que la humanidad arroja a los océanos. En varias ocasiones, se han localizado matrículas de coches en el estómago de este escualo. Es el último tiburón superviviente del género “Galeocerdo”.

 

ASPECTO

 

El nombre de “Tiburón tigre” habla por sí mismo. Es un tiburón con unas rayas en ambos costados del cuerpo, son unas rayas perfectamente visibles, como pueden comprobar en la imagen que hay en este artículo. Con la edad, a estos tiburones se les van distorsionando las rayas y es más difícil distinguirlos. Tiene una cabeza un tanto aplastada con un hocico un poco más largo de lo normal. Tiene una boca grande y parabólica, los dientes no asoman por el interior de sus fauces y cuenta con unos “pliegues” labiales muy recalcados. El cuerpo es robusto por la parte delantera, pero a medida que se acerca a la aleta caudal, este “adelgaza” considerablemente. Sus ojos son grandes y redondos y los orificios nasales muy adelantados y alargados. La aleta caudal es larga, puntiaguda y un tanto flexible. Sus aletas laterales están situadas justo detrás de las cinco hendiduras branquiales y tienen forma de hoz. Tiene cuatro aletas traseras: tres aletas ventrales y una caudal. La aleta anal tiene forma de quilla y está situada detrás de las aletas ventrales. Su aleta caudal es alargada, grande y flexible, y la parte superior de dicha aleta es mayor que la parte inferior. Sus dientes son cortos, ganchudos y aserrados, lo que les permite romper huesos y caparazones de tortugas marinas. El color de este animal es un gris azulado o gris verdoso, con las rayas de un color naranja o un marrón débil.

 

CARACTERÍSTICAS

Al igual que el Carcharodon Carcharias (tiburón blanco), el tiburón tigre tiene un olfato muy desarrollado, lo que le permite ser un gran cazador y un gran carroñero también. Lo normal es que un banquete carroñero comience con el matador. En la mayoría de los casos, el matador suelen ser o un tiburón blanco o un tiburón tigre (y rara vez, un tiburón gris). Cuando el “anfitrión” ha matado al animal y éste es lo suficientemente grande como para saciar el hambre del escualo, el tiburón deja los restos esparcidos por el mar, lo que atrae a tiburones carroñeros de menor tamaño. La “cadena carroñera” suele ser, en primer lugar un tiburón tigre, un tiburón blanco o un tiburón gris, luego, vienen los de segunda fila como el tiburón martillo, el tiburón mako o el tiburón toro, por último los tiburones “enanos” como el tiburón azul o el tiburón pintarroja. El tiburón tigre ataca con frecuencia por la noche, y por lo tanto, es un devorador nocturno.

 

TAMAÑO Y PESO

El tiburón tigre es un animal muy grande, es el cuarto escualo más grande del planeta (detrás del tiburón ballena, tiburón peregrino y tiburón blanco respectivamente). Lo normal es que midan unos 2.2 metros los machos y 2.6 metros las hembras cuando alcanzan la madurez, que es cuando tienen entre 4 y 6 años. Como en muchas otras especies animales, las hembras son más grandes y agresivas que los machos, pero un macho adulto puede ser letal. Las hembras desarrollan más agresividad y tamaño con la función de poder proteger a sus crías de los depredadores más grandes. Son animales grandes, pero bastante “ligeros” en comparación con otros escualos más grandes, como el tiburón blanco. El tiburón tigre más pesado conocido fue uno que se pescó en Nueva Gales del Sur, Australia, en 1954. Aquel ejemplar pesaba 1.524 kilogramos y medía 5,5 metros. La mayor longitud registrada parece ser de un tiburón tigre que medía 7,3 metros, pero existen citas de tiburones tigre de 9 metros de longitud, pero cuya autenticidad no ha podido ser demostrada. Además, son escualos muy longevos, el tiburón tigre más viejo conocido es un ejemplar de 50 años.

 

DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT

El tiburón tigre no se halla amenazado de extinción, por lo tanto, es muy abundante en todos los océanos de aguas tropicales y subtropicales. Se le puede encontrar en el sur de América del Norte, en toda la costa de América Central y gran parte de Sudamérica, exceptuando el sur. Está presente en toda la costa del noroeste de África y toda la costa Este de dicho continente incluyendo toda la costa de Madagascar. También vive en toda la costa sur de Asia y prácticamente en toda Oceanía. En el norte, oeste y el este de Australia hay tiburones tigre y en la mayor parte de Nueva Zelanda también, excluyendo el sur.

 

 

DIETA

El tiburón tigre es muy voraz y come todo lo que se le pone por delante. Es un depredador solitario y nocturno, aunque también es diurno ocasionalmente. Este tiburón se alimenta de todo lo que está a su alcance: Peces óseos, pequeños cefalópodos (pulpos, calamares, sepias…) y otros Elasmobranquios, como las rayas y otros tiburones de igual o menor tamaño que él. Tampoco desprecia la carroña si se le presenta, pero también se incluyen en su dieta muchos crustáceos, alguna que otra serpiente marina, pequeños cocodrilos, tortugas marinas, aves y algunos mamíferos marinos (delfines, cetáceos…).

ENEMIGOS NATURALES

Al igual que su “primo”, el tiburón blanco, uno de los mayores enemigos naturales del tiburón tigre suele ser la orca. Esta ballena asesina despedaza tiburones en un santiamén y es un súper depredador con una dieta mayoritariamente de lo mismo: focas y tiburones. Pero algunos de los enemigos naturales del tiburón tigre son sus propios parientes. Otros tiburones más grandes o de igual tamaño, como un tiburón gris o un tiburón blanco los atacan y se alimentan de ellos. Pero también otros tiburones más pequeños se alimentan de él si van en grupo, como los tiburones toro o los tiburones azules.

 

¿POR QUÉ LLAMARLO “TIBURÓN TIGRE”?

Su nombre habla por sí mismo. Al igual que el felino asiático, el tiburón tigre tiene unas rayas en ambos costados del cuerpo que lo identifican. He ahí por qué llamarlo “Tiburón tigre” (Galeocerdo Cuvier).

 

Leave a Reply

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.

Recent Comments