en +1 (855) 5750027 info@squalodivers.com

Isla Guadalupe, Fortaleza de Gigantes

La Isla Guadalupe se localiza a 260 km al oeste de la península de Baja California, México y debido a su relevancia biológica y ecológica fue declarada Reserva de la Biosfera y forma parte del Registro Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SEMARNAT, 2005). Así entonces, se requiere de un permiso para poder visitar la isla, otorgado por la CONANP (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas) en Ensenada. La isla a pesar de su lejanía con el continente, no se encuentra deshabitada, en ella se encuentra un destacamento de la Marina-Armada de México, ubicado en la zona sur de la isla, el cual cambia de personal cada mes con la llegada del barco de la Marina, este barco además lleva provisiones (agua, alimentos, y de mas)

a los pescadores de la isla, y a la gente de una Organización no Gubernamental dedicada a la conservación de la parte terrestre, localizada en la parte alta de la isla (GECI).

Este barco es una de las formas en la que los investigadores podemos arribar a la isla, saliendo del puerto de Ensenada. En esa ocasión nos corresponde abordar el barco de la marina, “El Farías”, que por cierto nos unimos a la labor de subir todas las provisiones al barco. Terminada dicha labor, empieza el largo viaje hacia la isla, alejándonos del puerto y disfrutando ver a un lobo marino nadar a través de las olas provocadas por el barco. Después de un par de horas de navegar, se deja ver tierra firme alrededor del barco, ¡estamos ahora

en la inmensidad del Océano Pacifico! Estas son las primeras horas de un viaje que duraría alrededor de 18 hrs… así que entre pescadores que regresaban a la isla a trabajar la temporada de langosta después de un periodo de vacaciones, marinos que iban a Isla Guadalupe e Isla Cedros a relevar a sus similares en el campamento correspondiente, nos tendimos en la cubierta para pasar una muy fría y tambaleante noche.

Después de que varias de las personas que iban a bordo se pusieron la mareada de su vida por el movimiento del barco, alrededor de las 8 de la mañana por fin a lo lejos observamos la Isla. La cual se deja ver cubierta de nubes en su parte norte, con algunos rayos de luz atravesándolas, permitiéndonos disfrutar de uno de los más bellos amaneceres.

Llegando al campo Oeste, que es donde habitan los pescadores, el barco fondea a unos 800 metros de la playa, en realidad aquí es cuando empieza la intensa jornada. Se inicia bajando todos los tambos de gasolina, cajas de comida, material de construcción, y demás cosas que hayan mandado, todos los pescadores que están en la isla, suben a las pangas (embarcaciones con motores fuera de borda) y en parejas realizan viajes continuos de la playa al barco de la marina, acarreando todas las cosas que se hayan mandado para el campamento.

Después de concluida esta larga e intensa jornada, inicia una especie de celebración para descansar y relajarse del arduo mes de trabajo.

Esta rutina se realiza mes con mes.

Nuestra estancia en la Isla fue en el campo Oeste, ahí nos tocó convivir con los pescadores, los cuáles son muy amables. Elviz nos permitió dormir en su casa, y doña Rosa nos deleitó con sus ricos platillos de langosta (temporada de este crustáceo en ese momento).

En la Isla también se extrae abulón de calidad en temporada (Febrero-Mayo), el cuál es un delicioso manjar de gran valor en el mercado.

Además de convivir y disfrutar de la agradable compañia de los pescadores, compartimos el escenario con los grandes animales que habitan Isla Guadalupe, “fortaleza marina de majestuosos animales”.

Entre las especies destacadas en este lugar se encuentra el lobo fino de Guadalupe, especie endémica de la isla, que con unos penetrantes ojos negros muestra una gran simpatía y disfruta de tomar el sol sobre las rocas volcánicas que le sirven de camastro.

Por otro lado, existen los increíbles elefantes marinos, ellos realizan grandes migraciones año con año desde las heladas aguas del Pacifico norte a las cálidas aguas de Isla Guadalupe, digo cálidas para ellos, porque para nosotros significaba usar un traje de neopreno de por lo menos 7mm, ya que la temperatura es de entre 18 y 20 grados. Estos elefantes migran para parir a sus pequeñas crias, para posteriormente, cuando los pequeños crecen lo suficiente, regresar a las frias aguas del norte y tener una mejor alimentación.

 

Dentro de las aguas de La Lupita (Isla Guadalupe), existen paisajes de enormes algas marinas, que forman grandes pastizales y bosques de palmas marinas, dando un gran espectáculo con el mágico azul de estas aguas, donde te acompañan personajes como las cabrillas verdes, o las viejas copetonas, la raya murciélago y los coloridos garibaldis.

Parte de lo que venimos a hacer, fue evaluar el estado de la comunidad de peces. Realizamos censos visuales para generar la línea base, es decir, como la primera fotografía de la comunidad, para que en futuros monitoreos podamos detectar si el estado de la comunidad ha mejorado o empeorado.

Estas aguas además de albergar estos bosques submarinos, en las inmensidades del cuarto azul, son las aguas del majestuoso Molacho, nombre que le dan los pescadores al impresionante Tiburón Blanco. Nosotros al realizar los monitoreos de investigación tuvimos oportunidad de ver un par de veces al tiburón blanco, un precioso animal que muestra su fortaleza y respeto en su gran porte. Pero ésta no es la única forma de ver a este tiburón.

Desde el año 2000 existen prestadores de servicios de buceo en jaula para observar al gran blanco. Son barcos viva abordo que salen del puerto de Ensenada y practican esta actividad, donde a pesar de que estás dentro de una jaula, es impresionante verlo nadar alrededor, que en ocasiones no sólo es uno sino dos o más.

Durante los meses de julio a septiembre es más común ver machos y juveniles, los cuales son de alrededor de 2 a 3 m de longitud, bastante activos y curiosos, y de vez en cuando aparece Bruce, un macho de poco más de 4 m de longitud, que es común observarlo año con año.

 

En octubre y noviembre, las gigantes aparecen, es el momento en el que las hembras llegan a la isla, y si tienes oportunidad de ver a Lucy, Tzitzimitli o Deep Blue gozarás de un gran espectáculo, ya que son hembras de más de 5m y más aún, Deep Blue mide más de 6m, uno de los tiburones más grandes vistos alrededor del mundo. Actualmente información generada por investigadores mexicanos Mauricio Hoyos y Omar Santana, indica que en la última década se han registrado poco más de 200 tiburones que visitan la isla. Estos se mueven alrededor de las zonas de agregación de elefantes marinos (uno de sus majares predilectos junto con los atunes) y por temporada migran entre la costa y aguas en medio del Pacífico para después volver a la Isla, lugar que prefieren por las excelentes condiciones. Las cuáles no sólo son buenas para ellos, sino también para el resto de las especies que comparten este santuario natural, por eso y más debemos conservar y cuidar esta fortaleza de gigantes.

 

 

Arturo Ayala Bocos

 

Ecosistemas y Conservación (ECO)

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.

Recent Comments