en +1 (855) 5750027 info@squalodivers.com

3 Maneras de Respetar la Vida bajo el Agua

De la misma manera que cuando circulamos por la carretera, necesitamos conocer el significado de las señales de tráfico y seguir algunas reglas, cuando estamos bajo el agua también tenemos algunas reglas a seguir, para no herir o dañar el medio ambiente.

  1. Si te sumerges bajo el agua, tienes el gran privilegio de ser uno de los pocos seres humanos que podrán ver de cerca a estos maravillosos seres. Pero … un gran privilegio conlleva una gran responsabilidad (la cita no se lee exactamente así, la cambié un poco): la responsabilidad de proteger y preservar el mundo submarino para nosotros y para aquellos que elegirán visitarlo en el futuro. Ten esto en cuenta cuando estés bajo el agua: lo que ves a tu alrededor, a menudo ha sido construido con paciencia durante docenas de años por criaturas diminutas. Evita tocar, romper o dañar cualquier cosa.
  2. La vida marina no debe ser tocada, ni siquiera delicadamente. La mayoría de las criaturas marinas tienen una piel muy fina y frágil, cubierta por una capa de moco que la protege de infecciones y de la deshidratación (sumergirse en agua de mar causa una pérdida de líquidos, sabes muy bien que necesitas beber mucha agua cuando buceas, ¡imagínate pasando tu vida entera allí!).
  • Así que, si acaricio un pez, pensando que le estoy dando placer, con mis manos grandes y ásperas, en realidad estoy quitando el moco que cubre su cuerpo, y va a quedar expuesto a riesgos como el contraer una enfermedad de la piel. Y esto no es lo querías, ¿verdad? Otro ejemplo: la piel de una estrella de mar es dura y bien protegida, pero su boca se abre bajo de su cuerpo, y su estómago está en la parte superior. Si agarro una estrella de mar y la saco del agua (por un tiempo muy corto, cuidado, ya que no puede sobrevivir mucho tiempo), el agua en su vientre saldrá. Cuando la devuelva al agua, tendrá que poner cuidado de colocarla al revés: sólo de esta manera, la burbuja de aire que se ha formado en su estómago podrá salir de su boca (eructo), de lo contrario se quedará y le provocará dolores muy fuertes.
  1. Sin considerar, y esta es la tercera regla, que si bien es cierto que no podemos herir gravemente a la mayoría de las criaturas marinas, algunas de ellas pueden hacernos daño. Animales como las medusas o las anémonas de mar tienen células urticantes que, si las tocamos, nos pican y provocan dolor y quemazón, similar a lo que sentimos cuando tocamos una ortiga.
  • Las medusas tienen en sus tentáculos, pequeñas células llamadas nematocistos, que tienen una aguja llena de veneno. Cuando tocamos esta aguja recibimos una micro inyección de veneno… no lo suficientemente fuerte para matarnos, pero lo suficiente para hacernos daño y desear alejarnos de la medusa, que ha logrado su objetivo: la defensa.

Ninguna criatura marina es agresiva; todo lo que quieren es que no se les moleste. Si las tocamos, estamos siendo agresivos con ellas y por lo tanto, algunas se defenderán. Algunas esponjas, si se tocan, tienen espículas (como las pequeñas agujas presentes en la lana de vidrio) que pueden penetrar nuestros dedos, causando dolor y picazón.

Este texto forma parte de la publicación Cuanto es profundo el mar (Com’è profondo il mare), incluído en la “Collana del FARO” y publicado por el Istituto per l’Ambiente e l’Educazione Scholè Futuro Onlus, en colaboración con il Pianeta Azzurro y DAN Europe, por el proyecto Scuola d’aMare. Esta serie incluye textos directos, de fácil referencia y uso en importantes temas ambientales y sociales.

 

Textos de: Stefano Moretto, Mario Salomone, Massimo Boyer, Claudio Di Manao, Cristian Pellegrini.

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.

Recent Comments